Pamela Román

01/01/20

Pamela Román Becerra (1971)  escultora, grabadora y diseñadora.

Ha participado en diversas muestras individuales y colectivas exponiendo ilustraciones, grabado y escultura. Dirigió junto a Andrea Figueroa la Galería de Arte Contemporáneo Matriz en San Felipe. Editora de arte de la revista La Piedra de la Locura, realizado ilustraciones  para la revista Ciudad Invisible, de Valparaíso y revista de creación visual  Biblia de Portugal. Es coautora del libro Guía de Diseño Gráfico para niños, asimismo realizó una serie de grabados para el libro Cuentos Grabados, Antología Imaginaria (Ediciones Altazor, 2005, Viña del Mar).

Ha colaborado como editora en el  libro Ojo al Charqui de Mariela Zuñiga, diseñado los libros Oficios Campesinos del Valle de Aconcagua (2015, Ediciones Inubicalistas) y Rescate de la Memoria Fotográfica de Quebrada Alvarado, ambos del escritor Cristián Moyano. 

Actualmente se desempeña como docente de la carrera de ilustración de Duoc Viña del Mar.

En este contexto, ¿Cuál crees tú que es la labor de las expresiones artísticas en la lucha social?

Creo que como cualquier otra persona o ciudadano, es estar activa frente a lo que sucede, participando en actividades, yendo a las marchas, organizándose, haciendo conversatorios, dando a conocer nuestro pensamiento y compartiendo este con nuestra comunidad. Aunando fuerzas contra el capitalismo devastador.

¿Es posible vivir de la autogestión? Sacándole provecho al arte como una fuente laboral?

La verdad no me gusta la expresión sacarle provecho al arte, porque el arte es una cosa más profunda y si bien los artistas también tienen que tener una economía donde sustentarse, creo que no debe amarrarse a la creación, porque sino se vuelve una (o) una especie de mercader. En mi caso lo que he autogestionado los últimos años es la realización de talleres de grabado y workshop, sin embargo no vivo de la autogestión, creo que bastante utópico poder hacerlo.

¿Cuál crees es el mayor obstáculo para llevar a cabo proyectos artísticos en Valparaíso?

La falta de financiamiento y la voluntad política para que el arte sea algo posible de desarrollar con dignidad. El involucrarte en un proyecto demanda concentración, trabajo, poder reflexionar en torno a la obra y muchas veces estas metido en otras cosas para vivir y no se logra esa dedicación exclusiva, vivimos en resistencia.

¿Cómo ves el ámbito artístico en comparación con otras ciudades de Chile?

En Valparaíso hay un movimiento muy interesante en torno a la gráfica, la fotografía, la poesía, la música, el teatro, existen muchas áreas bastante nutritivas, hay muchos colectivos y creadoras(es) con proyectos creativos y con una mirada crítica, que están moviéndose continuamente a través de muestras, exposiciones, encuentros, conversatorios, ferias, tocatas, etc.

¿Según tu experiencia ¿Cuáles son las falencias del arte en Chile?

Hay un tema desde la formación en general hay poco desarrollo de esta área en la escuela básica y media, salvo excepciones. Creo que sería importante que artistas realizaran esos ramos y así se eduque en las artes visuales. Asimismo en centros culturales y galerías que también se contemple la formación de públicos en el área cultural. Es importante que se valore el arte y se fomente la apreciación artística.

¿Has notado una evolución en la forma en que las personas se relaciona con las expresiones artísticas?

Si veo que el tema de las redes sociales ha permitido que artistas de diferentes partes del mundo puedan exponer su trabajo, sus obras y a la vez observar un panorama del arte en otros países y continentes por ej Instagram es una plataforma muy interesante para exponer obras y las personas pueden seguir al artista y su proceso. Asimismo todas las plataformas web han sido un cambio notable para la difusión de artistas y colectivos. 

¿Cuál crees que son los obstáculos para la llegada de estas expresiones hacia un público en general?

El primero sería que hubiese artes visuales de calidad desde la infancia que se forme en estas área a niñas(os), que se promueva el arte, las muestras en general a través de diversas plataformas y a través de diversas organizaciones que no se quede solo en las universidades o las galerías, que traspase esas fronteras.

¿Cómo llegaste a relacionarte con lo que haces?

Yo primero me acerqué dentro de las artes visuales a la pintura y a la escultura experimental .Al grabado llegué casualmente conocí la técnica a través de un taller en Santiago y desde ahí empecé poco a poco a realizar xilografías, luego experimenté con otras técnicas y actualmente trabajo sobretodo el linograbado.

¿Cuál es la acogida del público con tu expresión artística?

Es diversa. Hay personas que les gusta el grabado, la técnica, materialidades, que haya una matriz, la estampa, en el fondo valoran mucho lo análogo, el gesto de lo hecho a mano. También hay otros que se sienten cercanos a las temáticas que he trabajado por ejemplo algunas relacionadas con el contexto actual o la mujer.