Dalia Karü

Boris Bórquez, 30 años, es el creador de incontables marionetas con un estilo único. Se arrancó de la capital para montar su taller enclavado en el Cerro Alegre. Boris es el creador de la juguetería artística artesanal Dalia Karü y esto es lo que nos cuenta.

 

Soy de Santiago pero me vine a Valparaíso por el mar, la tranquilidad y los cerros. La primera tienda que me compró mis juguetes fue de Valpo. Las ferias donde participaba eran de Valpo, todo era Valpo. Los proyectos artísticos que me interesaban estaban en Valpo. Al final eran muchas cosas que me llamaban a estar aquí.

Además me gusta estar tranquilo, al estar aquí dan ganas de tomar once jajaja. Me gustan las cosas antiguas, los materiales nobles en general el arte. Toda cosa hecha mano te genera cercanía, calidez. Cuando fui a Venecia era como entrar a una maqueta, invita a sentarte. Aqui en Valpo también pasa eso, en Santiago, no tanto por eso me fui.

Estudié varias cosas, Publicidad, Psicología, Administración de Empresas, Ilustración. Pero mi pasión actual viene de un Taller de Máscaras que hice en Venecia hace unos años. Todo partió por la colección de juguetes que tengo. Partí pensando en hacer juguetes para mí, así que junte la técnica del papel con el estilo de juguetes del 1800.

Mi motivación fue ver que lo que creaba funcionaba.

Creo que el juguete es una forma fácil de acercar a la gente al arte. Si le muestras un cuadro a un cristiano, va a pensar: “ya…un cuadro”, pero el juguete genera otra reacción, algo más intenso, te obliga a hueviar, a interactuar…

Me han dicho que mis muñecos hablan. mientras más hablen ellos, menos hablo yo. Es un universo personal, de sueños que requiere harto trabajo.

¿Cómo defines tu estilo?

Uno toma ideas de varias partes, por ejemplo me encanta el tarot por el tema de los símbolos. También me llama mucho la atención los sueños. Mis trabajos tienen doble lectura y uno siempre termina entendiendo.

Envueltos en un mar de cuadros y juguetes dispersos por todo el taller, Boris nos revela la magia de su proceso mientras toma un modelo terminado. Comienza con tallado de los muñecos en plumavit y después se forran con una masa de que ido desarrollando con el tiempo, Los lija extensamente hasta llegar a un acabado como madera. Nos invita a tomar un muñeco y comprobamos que aunque parece más pesado de lo que imaginamos, es liviano como papel.

Boris, además, ha encontrado tiempo en su jornada para hacer Talleres de Confección de Marionetas. Le preguntamos cómo ha sido la experiencia de compartir su técnica.

¿Qué nos puedes decir sobre tu faceta de profesor?

Me gusta porque la gente que viene a mis talleres está en mi misma volada y terminan haciendo estilos parecidos. tengo hartos amigos que empezaron de alumnos y ahora son amigos.

 

Te invitamos a conocer más de Dalia Karü en:

Sitio Web de Dalia Karü