94Nm21xHtso

Camiloca

Camila Lourdes Rojas Torres es una ilustradora de 24 años, apasionada por las técnicas artísticas tradicionales siendo la acuarela su “varita mágica” para transportar a los niños a un mundo de fantasía, proyectando el amor como un vínculo invaluable a través de los colores y la calidez de sus obras. Ha estado trabajando en tres títulos ilustrados de una colección infantil sobre el rescate patrimonial, cultural e histórico sobre los niños del año 1900 de Valparaíso..

“Para mí, ser ilustradora es contar una historia con emociones a través de los colores.”

¿Tienes algún seudónimo o nombre de fantasía?

Camiloca. Me dicen Camiloca desde chica, de la enseñanza básica porque siempre he sido como super volátil, desordenada, dramática, hasta el día de hoy soy muy dramática, sobreactuo mucho y de ahí conservo el seudónimo. Es parte de mí, de siempre.

¿Cómo empezaste a ilustrar?

De chica, mi mamá siempre me compraba cuadernos porque siempre he sido un poco ensimismada, entonces me quedaba mucho en la casa y mi mamá me incentivaba en la pintura.

¿En tu familia también son artistas o ilustradores?

Mi mamá es artesana, hace vitrofusión.

¿Cuáles son tus referentes a la hora de crear tus ilustraciones?

¿Referente? A ver, está Liniers , los monos del Cartoon Network, pero de la vieja escuela así como Dexter, Las Chicas Superpoderosas o del Nickelodeon, como Cat Do y  La Vida Moderna de Rocko.

¿Cuánto te demoras en terminar una ilustración?

Es relativo, me puedo demorar un par de horas, un día o dedicarle más de un día, pero depende mucho del tamaño, por lo general es siempre  tamaño carta.

¿Qué quieres comunicar en las ilustraciones?

Quiero comunicar amor y empatía, porque es algo que se va perdiendo, ya sea por los medios, la mala competencia que tiene la gente, esto de fingir apariencias, nombrar el dinero ante todo incluso la política, eso separa mucho a las personas, entonces es tratar de sacar todo eso y dar amor a través de algún dibujo, de colores y esas cosas.

¿Tienes algún lugar que te sirva para inspirarte?

Mi casa, el patio de mi casa. Lo que pasa es que tiene una terraza amplia, la vista dá hacia el cerro, se ve parte de la playa, parte de la cordillera y cuando está la cordillera nevada es espectacular y se ve todo el valle, entonces puedes imaginar muchas cosas.

¿Dónde vives? ¿Cuál es el valle que ves desde el patio de tu casa?

Vivo en Fuerte Aguayo y el valle es el “ Valle del Aconcagua.”

 

¿Cómo es el estilo que definirías en tus ilustraciones?

Mi estilo es infantil, totalmente infantil.

¿Tienes alguna ilustración que sea particularmente especial para ti?

En sí todas son especiales, pero las que salen con loros dibujados para mi tiene mucho significado, porque es como mi marca. Yo tengo un loro, una cotorra argentina y me acompaña hace 5 años. Es el período en donde yo empecé a ilustrar con más frecuencia, y empecé hace poco a ilustrar libros infantiles. Entonces él siempre me ha estado acompañando, es como parte de mí, como mi marca.

¿Cómo se llama tu loro?

Martini, como el copete jaja.

¿Cómo se dió lo de las ilustraciones a libros infantiles?

Hace varios años conocí a un periodista que se llama Andrés García, que es de acá de la región. El me dió un texto y dijo “ veamos cómo nos va en algún fondo y nos tiramos a hacer esas cosas.” Postulamos a un fondo concursable, lo ganamos y a partir de ahí comenzamos a hacer más cosas.

El formó una editorial que se llama Crisantemo y a partir de ahí hemos estado trabajando en tres títulos ilustrados de una colección infantil sobre el rescate patrimonial, cultural e histórico sobre los niños del año 1900 de Valparaíso y de pueblos originarios en donde la ilustración refleja un proceso de investigación histórica. Trabajo en conjunto con Andrés y nos retroalimentamos mutuamente, él pone la parte escrita e investigativa y yo la parte de ilustración. Los títulos de esta colección ya están ingresados en la Cámara Chilena del Libro,  así que estamos full producción para dar a conocer este trabajo.

01-1024x680

¿Qué rol cumple la fantasía en tus representaciones?

Es todo, todo es fantasía. Es como una fantasía en proyección al amor, a la ternura, a la calidez y a la empatía.

¿Qué música escuchas al momento de inspirarte o cuando estás creando?

Me gusta el rock pesado.

¿Hay alguna conexión entre las ilustraciones y el tipo de música que escuchas?

La verdad es como super loco, pero la verdad es que al escuchar la música como muy pesada te vuelves como loco, entonces empiezas a imaginar cosas.

¿Has participado en algún concurso o exposición con tus ilustraciones?

El año pasado expuse junto a más artistas e ilustradores locales en el Festival SONQON organizada por la fundación CONALAS en Concón, es un festival de bandas emergentes que reúne la música y el arte.

¿Cuál es tu valor distintivo respecto a otros ilustradores, en qué te diferencias o cómo te gustaría a futuro diferenciarte a través de la ilustración?

Conservar la vieja escuela del lápiz y el papel, siempre lo he hecho así y para mí es como ser fiel a un estilo.

¿Cuál es el valor de hacerlo manual, a diferencia de otros medios como los digitales?

Yo creo que todo tiene valor, lo manual, lo digital porque tiene un trabajo ya sea de investigación, de tus años de estudio.

¿Pero cuál es el valor de hacerlo manual teniendo en cuenta que hay tantas herramientas, tanta tecnología?

Es como el rescate de lo primitivo se podría decir, la conservación.

¿Cuál es tu meta a conseguir’ ¿Qué te gustaría lograr?

Quiero seguir amando lo que me gusta hacer, creo que eso es lo más importante. “El mundo es lo que tú haces de él, todo depende del ojo del observador así que libera tu mente, extiende las alas y deja los colores volar” es una frase de una película India y esta frase me gusta mucho.