Rakun

Katherin Valenzuela, diseñadora de Rakun nos abre las puertas de su taller para contarnos sobre mapachismo , victorias y su constante búsqueda en la experimentación con materiales innovadores y sustentables.

¿De dónde viene el nombre Rakun?

Costó mucho encontrar un buen nombre. Una amiga decía que teníamos problemas de “mapachismo” por nuestras ojeras y me dijo: “ponle Rakun!” (mapache en inglés). Daniel Gana me ayudó con el diseño de marca. Cuando me la mandó me encantó y se la mandé a todo el mundo. Estoy muy agradecida con Daniel y Caro, son secos.

¿Qué producto se ha mantenido en el tiempo?

Las mochilas, pero han ido cambiando, evolucionado. Los principales cambios se dieron con el cambio de marca. Cuando era “Pilchas” hacía lo mismo que hacían muchas marcas, no tenía mucha identidad, pero cuando nació Rakun, cambió todo. Todo el concepto, todos los productos. La imagen cambió y se reinventó la marca. ya no tengo productos antiguos.

¿De dónde nace este cambio de mentalidad?

El año pasado participé en el concurso All in Chile de DUOC y postulé con un proyecto de tela para calzado. Cuando uno se dedica al diseño de vestuario sobran muchos retazos y se van acumulando. Así surgió la idea de Ecotex y me dí cuenta que este material podía tener muchos usos. Ganar el concurso fue el incentivo para reinventar el concepto, la marca y la imagen. Programas como Startup Chile o el Centro Innova de Duoc han sido muy importantes para Rakun en el tema de tecnología y globalidad.

¿Qué valor tiene el ecodiseño en Valpo?

La palabra ecodiseño está muy malgastada. La gente cree que rehacer las cosas es ecodiseño, pero no conoce ni se preocupa de toda la cadena del proceso, del ciclo de vida de los objetos, y eso va desde la materia prima hasta el producto final. Salen casos de gente que dice ser ecodiseñadores porque hacen aros con tapas de botella. Eso se llama reciclar, no es ecodiseño. Hay marcas grandes que se marketean con el ecodiseño y explotan a lo trabajadores 14 horas al día o les pagan una miseria.

¿Qué otras innovaciones en materiales utilizas?

La hoja de choclo. Es muy resistente y se pueden hacer productos como carteras. Hay que esperar la temporada de choclos para poder producirla. Estoy preocupada también por el tema de recuperar el cuero, porque no es biodegradable.

¿Tu público está informado en el valor de los procesos y materiales?

Sí, igual se dá en las ferias que algunas personas comparan los precios con productos chinos y reclaman por los precios. El público de Viña y Santiago en general entiende más sobre el valor de los materiales aplicado al diseño.

¿Qué te impulsa? ¿Qué te motiva?

Amo lo que hago, amo ser diseñadora, no podría ser otra cosa. Me gusta tanto el diseño textil que estoy estudiando diseño industrial para incorporar y complementar las técnicas y ser mejor diseñadora. Uno debe amar realmente lo que hace porque el camino no es fácil.

¿Cuales son tus referentes?

No me fijo mucho en otras marcas ni en tendencias de temporada. Diseño pensando en objetos que sirvan a lo largo del tiempo, son diseños atemporales ligados al concepto de la sustentabilidad.

¿Cómo te inspiras?

La inspiración me llega cuando estoy tranquila, sentada frente a la máquina, en la micro o en el metro. Me detengo a pensar en lo que voy a hacer o veo algo que me gusta y pienso en formas de cómo aplicarlo. No soy muy buena planificando, ni siquiera uso reloj. No dibujo mis diseños. Simplemente hago las cosas.

 

¿Qué metas tienes a futuro?

Que la marca sea reconocida y pueda posicionarse bien el mercado nacional e internacional. Para eso hay que estar siempre estudiando distintas técnicas y materiales, nunca quedarse quieta en “lo que funciona”. Es una estudio constante que requiere innovación y aprender de los errores. Si no la cagas, nunca vas a aprender.

¿Qué consejo puedes dar a los que comienzan?

Nunca dejar de trabajar. Si aman lo que hacen, sean persistentes siempre.

 

 

Te invitamos a conocer más de Rakun en:

Facebook