9   +   3   =  

Jano Vega

Jano Vega

La eterna búsqueda de expresiones, de formas e imágenes libres de los cánones del realismo, de ese lado más humano y tolerante que se ha ido perdiendo con el tiempo. Para él no existen normas ni obstáculos en el arte, los obstáculos los impone uno mismo al no permitirse expresarse con libertad. Estas son unas de las tantas ideas que Alejandro busca plasmar en su trabajo, siendo el proceso del dibujo su pasión, ese viaje en el que descubre cómo revelar su forma de ver el mundo.
En esta entrevista nos compartirá la llave para adentrarnos a descubrir una perspectiva de igualdad , esperanza y belleza, la verdadera belleza.

¿Cuándo parte tu interés en la ilustración?

Por oficio y  profesión me metí en la fotografía, en la animación, pero la ilustración es algo que me acompaña desde siempre,  es algo más portátil para mí, el dibujo es lo que puedo llevar a cualquier lado:  en el bus, en la  micro, viendo tele o en el trabajo.

No hubo una tendencia de «quiero ser dibujante« pero sí me llamaba la atención. Los que me empujaron a esto fue mis ganas, dudo que alguien me haya empujado a esto. Cuando llegué  Valparaíso lo único que quería era dibujar, ni siquiera sabía que era la carrera de diseño gráfico.

Siempre me doy espacio para dibujar. Trato de buscar, de observar cosas en el ambiente. Sé que mis amigos en general recurren al cómic y cosas que son como construir relatos, a mi de alguna manera me ha cautivado el buscar las formas extrañas, me gustan las expresiones de las caras,  muy inspirado e influenciado por Pato González, que igual he aprendido con eso. Los murales que son más bizarros en Valparaíso me inspiran mucho. Los personajes, demonios, demonizar la sociedad, mi país me inspira mucho, tengo mucho de donde sacar material para dibujar. No hago dibujos de humor ni sátira, pero sí creo que represento en mis dibujos un reflejo de nuestra sociedad, es lo que me brota y expreso.

¿Tienes alguna técnica ya definida  o han variado en tus trabajos?

Es como compulsivo, empiezo a probar una técnica y encuentro personajes, trazos y empiezo a agarrar una habilidad en el papel que estoy usando , después pasó a otro material y comienzo todo de nuevo. De hace poco que estoy probando con mi sobrino unos Spray 94,  fue alucinante, creo que yo quedé más fascinado con eso que mi sobrino.
Voy por etapas,  a veces me da por las tintas, hasta agotarla o hasta que se me termina el papel y ahí empiezo a probar con otro tipo de papel. Por ejemplo,  Ariel Pereira con quien trabajó últimamente,  me regaló un lápiz cera acuarelable y se me está agotando, pero como que agotó el recurso y paso a otra técnica. Con la acuarela también en un momento me dio,  con el collage y bueno, depende de la época también, a veces hay cosas que son más fáciles de transportar. A veces me da por el lápiz pasta hasta que se revienta.

¿Hay algún tema que sea recurrente en tu trabajo?

Tengo algunos temas como las malezas o las hierbas silvestres que es algo que me llama la atención . Me gusta eso de que la  hierba silvestre brote en medio del cemento , como que recupera su espacio y eso me genera una metáfora muy exquisita que tiene que ver con eso de que la naturaleza cobra su territorio o me da esperanza de que cuando nos aniquilemos como sociedad, cuando acabe todo, el vergel va a brotar igual, la tierra hará que brote de nuevo.

Y empecé a hacer una fusión entre personajes, malezas y  antropomorfos . Me llaman la atención los personajes de la Plaza Echaurren, unas expresiones faciales muy porteñas, muy de acá, que rondan entre la locura y carencia, pero tienen una personalidad que explaya algo, hay algo que me llama la atención en los personajes, su piel, mirada, la forma de relacionarse entre ellos. Hay algo muy interno mío que me hace hacer un análisis casi antropológico, algo inconsciente me lleva a dibujarlo, entonces cuando estoy dibujando me quedo con el reflejo de ciertas cosas y escenas que me quedaron en la retina y trato de encontrarlo.

Nunca dibujo para que quede igual, pesco algo de aquí y  de allá, puedo hacer trabajo realista pero no es algo que me agrade. A veces estoy sentado en una reunión y estoy mirando a una persona, sus posturas, la estoy dibujando pero veo sus formas, su expresiones, perfil , como cae su pelo , hasta donde llega y uso la referencia con lo natural pero no queda igual. Sí me gustan las sombras que se dan , las formas que se pueden construir, fusionar, me da por dibujar desde el inconsciente.

A excepción de las muestras en donde me concentro en un tema, ahí recurro a símbolos y elementos que me ayudan a expresar lo que quiero decir.

Básicamente cuando dibujas ¿Descompones la realidad hasta sus formas más básicas y de ahí vas construyendo?

Hay una cosa que me pasa que tiene que ver con los ritmos del trazo, de repente miro y digo “ah, este es ondulado . De la misma hierba silvestre que te decía, me gustaban esas púas, esas espinitas que tiene, eso te da diferentes ángulos  y filos, lo mismo me pasa con las cosas que son sinuosas. El cuerpo humano es difícil que tenga puntas, entonces es más ondulado y se va dando de acuerdo al ritmo y estado de ánimo.

De los trabajos que has hecho hasta el momento, ¿cuáles son aquellos de los que te sientes más orgulloso o te gustan ?

A mí me pasa una cosa que, terminas un trabajo y lo que te llama es estar haciéndolo, eso es lo que te produce trance, eso que partiste y estás achurando, pintando,  ese es el momento que me gusta. Es una búsqueda, como estar en la biblioteca buscando un libro y leyéndolo. «Oh aquí está el ojo, la expresión , la idea«,  es eso lo que me cautiva porque una vez que terminas, sí bacán que haya salido, pero ya quiero hacer otro.

Ahí tengo apilados dibujos , no me motiva porque quiero hacer otro dibujo, otra cosa, otra animación. Es el estar en la búsqueda, lo que sí , son los temas en los que me quedo pegado, pero después se me pasa.

El tema de ahora es bien suelto, estoy probando con observaciones más que nada, trato de imaginar cosas, hice unos ingrávidos, porque me causaba cierta curiosidad de por qué tenía que posar a los personajes.  Con un contexto de arriba y abajo, nació el tema del ingrávido y que flotaran, entonces podías mirarlo de todos los ángulos.

¿Qué consejo le darías a alguien que le gusta el dibujo o que quisiera dedicarse al dibujo de manera profesional?

Es algo clásico, “¿Cómo lo haces? Me gustaría dibujar” es clásico ese comentario de gente que se siente así mismo con la incapacidad de dibujar. Normalmente cuando tengo que trabajar con personas, es algo motivacional en vez de enseñarles a hacerlo. Es psicológico el hecho de romper con tus prejuicios personales del dibujo, obviamente salgo con el chiste de que cada quien evolucionó con el dibujo hasta cierta edad y  el que abandonó a cierta edad el dibujo, se quedó hasta ahí. Aún puede retomar, porque de niños todos dibujan sin expectativa, pero a medida que van creciendo,  se pasan al realismo y cuando no les sale se frustran  y se quedan ahí pero es porque se limitan al realismo. A veces estoy meses sin dibujar por hacer una que otra cosa y no me he dedicado a dibujar, entonces al retomar ya no estoy tan suelto y tengo que estar un par de días ejercitando. A los niños que se frustran les motivamos en los talleres junto a Daniel Icaza y Gabriel Ribet con formas geométricas para romper el hielo al dibujar, porque así logran entender que se puede dibujar sin necesidad de sentirse presionado a hacer que esto se parezca a algo, simplemente que resuelva su forma de expresar desde su trazo y personalidad, también proponemos mucho la dinámica del dibujo cooperativo. Tengo mi problema interno de No hacer la línea peluda” porque los limita,  entonces les digo que imaginen un punto y que tracen la línea sin levantar el lápiz, así sucesivamente hasta crear una figura , sin presión que quede recta la línea ni el circulo muy redondito pero que insinúe la forma.

Yo evito la línea peluda porque es como que no se quieren expresar, es la eterna inseguridad. Ahora,  si es bueno decirles eso o no, no lo sé, lo que yo pienso es que cada uno debe buscar dentro de sí que es lo que quiere expresar. En el arte se necesita estar tranquilo contigo mismo.  Es darte el espacio para expresar.

Soy de la idea que así se hace, pero hay que romper con tu prejuicio de “hoy no puedo”.  Igual es bueno estar con un dibujante al lado pero que no te diga como hacerlo. Bajar nota por salirse de la línea es una tontera, no ayuda al dibujo, es cosa de expresión, si se quiere ser realista o no va a depender de uno mismo.

¿Un libro y película que recomendarías?

Muchos, varios me han dado clic en algo. Últimamente a Manuel Rojas, es alucinante su forma de narrar, los personajes , como retrató Valparaíso en El Hijo del Ladrón, me alucina al ver la época a través del libro,  esa forma de visionar el ambiente y la actitud del personaje te va dando buena vibra, es una cosa de construir. Además esto lo puede leer otra persona y le puede hacer clic, porque el mirarnos como persona sin caretas y sin clasismo es lo que  busco retratar cada vez que me piden diseño, porque para mi diseño es comunicación, entonces trato de eso de reflejar el lado humano , que aprendamos a ser tolerantes,  a respetarnos y a ser cooperativos.

También me gusta tirarles la mala onda a personas que no están aportando , que están echando a perder todo, hay gente que de verdad sabe echar a perder. También el libro Martín Fierro, tiene buenas analogías; la soledad, el contraste de los personajes en el camino, la idea de ir construyendo a medida que vamos viviendo, me gustan esos libros.

En el caso de las películas me gusta El  Abrazo de la serpiente. Me impactó verla, sobre todo por la analogía de los indígenas con el encuentro del mundo occidental. Muy recomendable.

Mientras trabajas, ¿qué tipo de música escuchas?

Soy de los que buscan de todo, ahí soy misceláneo y no tengo normas para eso. De repente soy hasta aberrante conmigo mismo , podría llegar a escuchar un reggaetón entre medio por escuchar algo en especial. Soy busquilla en sonidos extraños,  como de la chicha peruana o electro-tropicales, sonidos rebuscados,  como también me gusta el Pop band. Aluciné con Marcel Duchamp, en la ex cárcel. Escucho esas rarezas con una copa de vino y me pongo a dibujar a las 10 de la noche, no te das cuenta y son las 3 de la noche, al otro día vas a trabajar y tienes que chantar la moto.

¿Cómo ves la música local?

Lamento que hoy en día me cuesta encontrar bandas contestatarias, los veo haciendo experimentos de sonido, eso está bien pero lo que tenías con bandas como los Fiskales, los Prisioneros, bandas que decían algo, se están quedando atrás. No sé si los medios no los están llamando, los dejan aparte, no hay espacio o de verdad están muy experimentales y las letras más contestatarias hacen falta hoy para tanta convulsión social. Necesitamos que reviente un poco más el discurso, aleonar a la gente. La gráfica por si sola no llega tan fuerte como la música.

Te invitamos a conocer más  aquí